Carreras de aventura

ENTREVISTA a Martin Kremenchuzky

marzo 21, 2016 — by Andar Extremo0

main

Carreras de aventura

ENTREVISTA a Martin Kremenchuzky

marzo 21, 2016 — by Andar Extremo0

IMG_5634

Nota realizada en el cruce Cruce Tandilia por Sol Navarro
Martín de 42 años, convive con Síndrome de Usher el cual le produce hipoacusia con pérdida gradual de la visión y que lejos de detenerlo, lo volvió imparable. Buceo, paracaidismo, rollers, remo, Ironman, maratones, aventura…La motivación, su increíble paso por el Cruce Tandilia y una historia que mueve a desafiar la mente y el cuerpo.
Hace 6, 7 años me quedé ciego, hasta entonces lo único que hacía era trabajar y comer. El único deporte que hacía era tenis (siempre al fondo de la cancha) y fútbol, porque hasta entonces era disminuido visual, veía bien de frente pero no tenía campo visual. Poco a poco fui perdiendo más y más la visión, hasta que quedé ciego. En ese momento pensé que nunca más iba a poder ser feliz.
No encontraba ninguna actividad que pudiera hacer y menos disfrutar, me sentía una mochila para los demás, no tenía proyectos ni ilusiones. Mi hijo que cumplió recién 9 años, en esa época tenía 2. Me la pasaba horas y horas jugando con él en su pieza. Era muy fácil, era chiquito, agarraba los juguetes, lo tenía, le leía cuentos, era mi gran pasatiempo. Pero a medida que iba creciendo, y empezó a ir al colegio yo sentía que otros padres podían jugar al fútbol con sus hijos o participaban de actividades en el colegio y yo no. Eso me generaba una gran impotencia y no me podía permitir que él tuviera un padre pasivo, me sentí obligado a salir adelante.
Así fue como me obligué a empezar a hacer actividad, pero en esa época no veía películas, ni partidos de fútbol, ni paisajes…No tenía temas de conversación, no tenía proyectos. Con cualquiera que me sentaba, estaba perdido, pero no podía vivir así.
Y apareció el remo…Entre todas las actividades una de ellas originalmente fue remar. Un amigo que remaba me iba a buscar todos los domingos. Íbamos al tigre en un par doble y él miraba para dar la dirección. Después hice otras actividades, teatro, baile, otras cosas y otras cosas.
Para todo lo que fui logrando, siempre hubo personas que sin ellos no lo hubiera hecho, personas que querían que yo triunfara. Estaban en todos los detalles… amigos, familiares, pareja. Tener a alguien que se enganchaba en lo que yo tenía que lograr me hacía sentir parte de un equipo y eso me dio mucha fuerza para avanzar a paso firme.
Rompiendo prejuicios y alcanzando metas
Mi mayor enemigo era el tiempo ocioso y un día vino un amigo que me dijo de empezar a correr… jajaja, para mí correr era patético. Tenía la imagen de que era para los gorditos que querían bajar de peso, pero empecé con él, hicimos los primeros km y terminé fundido. A pesar de eso me sumé a su running team. A todos les generaba curiosidad llevarme en la soga, y para mí empezó a ser algo social, no deportivo, social. Después se dio que empecé a correr carreras. En la primera que corrí salí tercero en mi categoría y cuando volví con la copa a casa mi hijo me esperaba como loco con aplausos. Me esperaba contento…. Al principio todo lo que hacía era por él, hoy en día puedo decir que también lo disfruto en primera persona. Somos muy cómplices, la pasamos genial juntos, cada vez que están sus amigos él me quiere mostrar con orgullo.

IMG_4720

Primera maratón
Durante un tiempo corría carreras de 10, hasta que mi amigo Samuel, me invitó a la media maratón de Mar del Plata que era el 4 de diciembre de 2011, teníamos 5 semanas. Esa media maratón se terminó suspendiendo y ese mismo día se corría la maratón de 3 ciudades patagónicas, que son 42 km en Chubut.
Samuel era una de las personas más influyentes, me iba a buscar, me traía… él siempre había querido hacer esa carrera. Yo quería hacerlo pero no me sentía en condiciones. A su vez no podía decirle que no.
Mi entrenador me preparó un plan, nunca había hecho un fondo largo, el entrenamiento más largo era de 13 km. Primera semana de 20, 22. En el primer entrenamiento no pude cumplir distancia ni ritmo. A 10 días, teníamos que hacer 24 km, iba por el kilómetro 4 y caí sobre la mano y la fracturé. Me pusieron una férula y no podía correr, el traumatólogo me prohibió toda actividad física….ahí cambié de traumatólogo y me puso una férula chiquita y seguí con el plan.
No le había contado a nadie que iba a correr una maratón. Fui a Trelew a las 8 de la mañana y volví siendo maratonista. Los primeros 14 km bien, y después me morí. Las piernas no respondían, me faltaban fondos y si no lo hacía en 5 hs quedaba descalificado. No podía más, me hice mi propia estrategia troté 900, caminé 100 y troté 900 y caminé 100, así terminé con el tiempo justo: 4 h 22s.
Ese mismo día me propuse hacer la maratón de Rosario, en junio del año siguiente sería la revancha. Ahí arrancó mi vida de maratonista. Terminó Rosario y empecé a hacer triatlón. En enero de 2013 primer tría que fue short en La Paz, en 2014 el Medio Ironman y al año siguiente me anoté el Iroman. 31 de mayo de 2015 tuve el honor de ser el primer no vidente en completar un Iroman.

Primer Ironman
Natación venia entrenando continuamente. Corriendo ya hacía muchísimos kilómetros, el gran problema era ciclismo. Lleva mucho tiempo la logística, tener que ir al KDT, estar, pedalear. Era más difícil encontrar guía de ciclismo, pero encontré al profe Federico Rodríguez y tuve la suerte de hacerlo. También tuve un sponsor que me ayudó en los costos de la preparación, El Banco Industrial.
Con Fede aprendí a redondear, muchos piensan que subirse a la bici es pedalear y listo. Me enseñó cuestiones de técnica que me ayudaron a hacerlo mucho mejor. Lo disfrute 10 veces más que el entrenamiento de maratón. Cuando haces maratón siempre es el misma rutina y vas pensando los segundos, en ninguna me exigí al máximo, sí lo disfruté al máximo. Mi guía Abayuba Rodríguez fue de gran ayuda, gracias a él pude nadar 3800 metros, pedalear 180 km y correr 42k en 12h20m07s, y ganar la General de todas las pruebas para discapacitados.
Y así, el triatleta, con apoyo, preparación y confianza, se convirtió en el primer argentino no vidente que completó un Iroman con un tiempo de 12h20m07s.

IMG_4702

Cruce Tandilia: 10 km, una nueva guía y un desafío cumplido
En la sexta edición del Cruce Osde Tandilia, Martín conoció a Andrea Elisabet Castillo, una atleta local que también es acompañante terapéutica, y que se ofreció como guía para acompañarlo en este desafío maravilloso. Dos sueños se cruzaron y se cumplieron…
Tenía ganas de hacer alguna carrera de aventura, muchos amigos míos habían corrido el Cruce Tandilla en años anteriores y me habían hablado maravillas de esta carrera, y por si fuera poco, nunca había ido a Tandil y hacía años que venía con ganas de ir para esos pagos, pero por uno u otro motivo nunca se había dado.
Hoy puedo decir que me sentí genial, tanto por la previa, como por la competencia en sí y todo lo que rodeaba. Fui con amigos, con mi hijo y tuve la oportunidad de conocer mucha gente linda allí (esto es lo bueno de las competencias que duran más de un día).
Andrea llegó a mí, yo iba a venir con uno de mis guías, y el organizador me comentó que había una chica acompañante terapéutica que tenía todas las ganas de vivir la experiencia con un no vidente. Que ella sea acompañante me tentó, me sensibilizó, pero por otro lado me daba miedo, porque en carreras de aventura es muy difícil ser mi guía…no veo.
Siempre que finalizo una carrera de aventura termino todo roto. Me tiro encima de mi guía, me apoyo… Cuando ella me dijo su peso y estatura me dio miedo. Entonces la llamé y le dije:- la experiencia me encanta porque me encanta la adrenalina pero te tengo que ser sincero, va a ser complicado, muy complicado, y ella me dijo:- me la banco.
Fue muy especial porque iba a ser guiado por una chica, que por si fuera poco era mucho más baja que yo y pesaba mucho menos, lo cual dificultaba bastante una carrera de aventuras. Para serles sincero, en los primeros kilómetros me estaba arrepintiendo un poco de la decisión que había tomado, pero por suerte poco a poco logramos encontrar de qué forma coordinar bien para superar los diferentes obstáculos, y lo logramos tan bien, que prácticamente no tuvimos que frenar ni caminar en casi ningún momento.
Hicimos un gran equipo, el objetivo era pasarla bien y deportivamente hablando, este tipo de carreras son muy riesgosas, así que mi prioridad siempre es llegar en perfectas condiciones. Ya caminando en estas superficies es complejo conmigo, es riesgoso. Mi deseo es llegar lo más rápido posible, sanitos y salvos.
Y así fue, una carrera dura pero de una emoción increíble que se tradujo en los agradecimientos de Maratón en la premiación.
Siempre que termino una carrera de aventura me pasa lo mismo, por un lado, el orgullo y satisfacción de un nuevo logro obtenido, y por el otro lado me digo: qué necesidad de exponerme tanto a una posible lesión? Última carrera de aventura que hago!!! Sin embargo meses después termino anotándome nuevamente en otra más!!!
Me llevo un gran recuerdo de Tandil, la gente que conocí, todo el aliento y buena onda de los competidores, la sensación de los hermosos lugares por los cuales pasé, y la picada más rica que comí junto a mi hijo

IMG_4698

Muchos proyectos
31 de enero medio Iroman en Colonia, 6 de marzo el 70.3 de nordelta, New York, Rio de Janeiro, el 10 de abril Montevideo, Mendoza, Triatlón Olímpico… los proyectos de Martín se multiplican como sus deseos de transmitir que “se puede”.
Mientras tanto Toto lo acompaña, lo admira…”todas las copas y medallas las pongo en repisas. Cuando crezca me gustaría acompañarlo, pero no creo que pueda alcanzarlo porque es muy rápido. Todo lo que hace es muy bueno…”, dice orgulloso.
Todas las competencias que voy a hacer, para mí son una terapia, el deporte me salvó la vida. No compito pensando en ganar, ésto pasó a ser una filosofía de vida. Hago para transmitir y mostrar a la gente que se puede. Hace 5 años no veía salida, no había forma de ser feliz. Soy un convencido de que todos podemos ser más de lo que somos. Hay obstáculos, a algunos les llevara más tiempo, quizás no podrán lograr todo lo que quieran. Todo es perseverancia, y si tenemos gente que se involucra con nosotros, es lo mejor!. Poder hacer más o estar mejor, depende sólo de uno mismos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *