Montañismo

MANASLU, CUMBRE ARGENTINA

marzo 28, 2019 — by Andar Extremo0

main

Montañismo

MANASLU, CUMBRE ARGENTINA

marzo 28, 2019 — by Andar Extremo0

Matías Marin de 39 años y Ulises Kusneszov de 24, en septiembre del 2018 lograron coronar su primer 8mil: el Manaslu con 8163 msnm. En una entrevista realizada en Buenos Aires, Matías nos cuenta la historia de este increíble ascenso. Nota en la revista Andar Extremo 52.

por Matías Marin y Ulises Kusnezov texto y fotos

1

¿Cómo fue su camino en la montaña hasta llegar al Manaslu?
Demoramos bastante en hacer nuestro primer ochomil. Hace rato que queríamos hacerlo, pero la condición económica limita y lo veníamos pateando. Hace mucho que hacemos montaña. Uli tiene 15 años menos que yo, pero desde chico empezó de la mano del abuelo y del padre. Yo hace 10 años, pero han sido super intensos. Llegamos con mucha experiencia. En la cordillera de los Andes nos manejamos como en nuestra casa, tenemos muchos 6miles ascendidos y guiados, hicimos las 10 montañas más altas de América, las 10 más altas de Argentina, los 10 volcanes más altos del mundo. Hace 5 años venimos subiendo montañas juntos.

¿Cómo se gesta este 8000?
Necesitábamos armar una buena logística y llegar lo mejor posible al campamento base, por lo que al ser nuestra primera vez allá, la tuvimos que contratar. La aproximación es de una semana y te facilitan los permisos y se hacen cargo de los equipos. Desde el base hasta arriba nos auto gestionamos, sin sherpas, sin oxígeno. Este año después de la temporada de trabajo, en marzo, por suerte averiguamos varios presupuestos y empezamos a cerrar lo que sería este ascenso. Lo confirmamos recién 10 días antes. Ya veníamos entrenados, asi que cuando juntamos la plata sacamos pasaje y nos fuimos.

2

¿Cómo fue el viaje?
Volamos a Katmandú e hicimos las compras de las provisiones para los campos altos. Teníamos una semana de aproximación al base: un día de bus, un día de jeep y 5 días de trekking por la selva, que es increíble. Al tercer día de trekking nos separamos del grupo, nos adelantamos y llegamos dos días antes al base. Eso nos vino bien porque habíamos salido una semana más tarde que las demás empresas, así que el tiempo ese nos sirvió porque estuvimos más tiempo a 5000 metros, así podíamos generar más glóbulos rojos. Este detalle más otras cosas, nos sirvieron para hacer la diferencia. La ventana vino temprano, para el 27 de septiembre. Cuando bajamos de la rotación, teníamos dos días para descansar y volver a subir para el ataque a la cumbre. Muy poco tiempo, así que esos dos días de changüí nos ayudaron.

3

¿Cómo fue el porteo?
En el base estuvimos 2 o 3 días, hicimos un ascenso a Campo 1 cargadísimos, con 25 kilos cada uno. Dormimos ahí y bajamos. Después descansamos un día e hicimos la rotación: fue Campo 1 5800 msnm, Campo 2 6300 msnm y Campo 3 6700 msnm, en el que no pudimos quedarnos a dormir porque venía una nevada de dos o tres días así que nos quedamos un par de horas, tomamos unos mates y bajamos al 2. Era la primera vez que cargámos tantos kilos para arriba, acá en los Andes desde 5500 a 6000m, tirás cumbre y vas liviano, allí fue pesado. Bajamos de Campo 3 a Campo 2 donde dormimos casi sin gente en la montaña y bajamos al base. Allí teníamos dos días y arrancar de vuelta para arriba, para agarrar la ventana.

4

¿Cómo fue el ataque a la cumbre?
Hicimos Campo 1 y directo fuimos al Campo 3, porque había mucha gente en la montaña y queríamos evitarlos. Venía una masa china, que luego a la hora de avanzar en las cuerdas se hace tedioso. Y no son 3 o 4 cuando pasas, imagináte que había un grupo con 30 chinos con sus 30 sherpas. Son 60 personas! para pasarlos es un rato y es peligroso, porque en las cuerdas te desanclás de la línea de vida y tardás para volver a anclarte. Allí tomamos conciencia de lo que hacía Mariano Galván en Everest, él se soltaba y se ponía a pasar chinos para poder llegar a cumbre a los 8848msnm. Y encima ellos iban con oxígeno. De Campo 3 fuimos a Campo 4 a 7400 msnm e hicimos noche… si se puede decir noche. Llegamos a las 4 de la tarde, montamos el campamento, nos pusimos a derretir nieve, comimos y dormitamos hasta las 11 de la noche que, de nuevo comenzamos a derretir nieve para salir 1:30/ 2 de la mañana al ataque final.

5

¿Cómo organizaban la comida?
Como íbamos muy lejos, el tema de trasladar equipaje es caro, así que sólo llevamos yerba y bizcochitos para cuando extrañáramos Argentina. El resto de la comida la compramos allá. Lo que implementamos allí, es usar comida liofilizada, que acá no hay de calidad. Eso te hace ahorrar mucho tiempo. Siempre calculamos al gramo para no llevar peso de más.

Indumentaria.: ¿tenían sponsor?
No teníamos nada. Fue todo a pulmón. Ahora estamos hablando con Gonzalo, de Garmont, como futuro sponsor, así somos atletas de la marca. Además, tengo un amigo personal que tiene la marca Estilo Alpino y nos da indumentaria.

6

¿Cómo fue el día de cumbre?
Habíamos dormitado 2hs, derretimos nieve y a las 2am arrancamos para arriba. Dentro de todo, salimos bien, sólo un poco adormecidos por la falta de sueño. Teníamos mucha carga en las piernas por subir tanto peso los días previos. Tardamos 9 horas en hacer cumbre, unos 700 m de desnivel. Ese día tiraron cumbre 25 personas, casi todos con oxigeno. Nos pasaron todos. Nosotros a los 15 días de llegar al campamento base tiramos cumbre, muy justo. Había un español, un chileno y un amigo de Suiza que subieron también sin oxigeno pero estuvieron 10 días antes. Puede atribuirse también a la falta de entrenamiento específico, capaz con eso la pasábamos mejor. Imagináte que en una hora hacíamos 80 metros de desnivel, nada. Hacías un paso, respirabas tres veces, otro paso. Lo bueno es que llegamos y estábamos solos, fuimos los últimos ese día.

7

¿Cuál fue la sensación de llegar?
Fue lindo, disfrutamos un montón del rato (¡estuvimos media hora en la cumbre!), pero fue raro. Ese sueño de estar en un 8000 estaba cumplido, pero por la tensión, la adrenalina y no conocer mucho el ochomilismo… no fue la mejor cumbre de nuestras vidas, no estábamos eufóricos, ni lloramos. Como muy controlados. Nuestro momento fue cuando superamos el último tramo con fuerte pendiente por arriba de los 8000m, y volvimos a ver la cima. Nos sentamos y nos aflojamos. Nos dimos un gran abrazo, sabíamos que no se escapaba. Hay un video que dice “lo hicimos, nos costo… pero no fue la muerte”. De a poco se nos mete en la cabeza intentar otros 8miles, capaz de hacer dos juntos. No sabemos todavía.

mapa

¿Cómo fue el descenso?
En 2 horas estábamos en el campamento 4, que está como en un col de la montaña, muy expuesto. Teníamos una carpa sin abside, con lo cual tuvimos que derretir adentro. Llegamos al mediodía con idea de bajar al Campo 3, porque a la altura que estás, en el 4 no se recupera el cuerpo. Pero subía mucha gente para intentar al día siguiente, así que esperamos hasta las 5 de la tarde. Cuando llegó el grueso, bajamos al 3. A las 6:30 ya nos sentíamos en zona segura. Tanto confort había, que un sherpa estaba con una chica en nuestra carpa, así que tuvimos que esperar que salgan.

8
“Superamos el último tramo con fuerte pendiente por arriba de los 8000m, y volvimos a ver la cima. Nos sentamos y nos aflojamos. Nos dimos un gran abrazo, sabíamos que no se escapaba.”

¿Cómo fue la conexión con la familia y los amigos?
Nosotros tenemos posicionadores satelitales, spot e inreach. El spot manda una señal y le llega un mail a quien vos determinaste. El inreach además, te permite mandar mensajes y recibir respuesta, así que teníamos contacto directo. El día de cumbre, el inreach fue prendido trackeando y todo el ascenso nuestras familias lo pudieron seguir en vivo. La escuela de guías EAAM, los amigos y también la Asociación de Tucumán (AAM) de donde es Uli, nos seguían.

¿Le van a meter pata a los 8000?
Mariano Galván es el máximo exponente argentino con 7 ochomiles, la idea es darle a estas montañas. Pensamos Gasherbrum 1 y 2… le tenemos ganas. Ahora viene la temporada alta para nosotros, trabajamos como guías de montaña, así que tenemos que juntar dinero para poder cumplir los sueños.

Agradecimientos
A la gente que nos alienta y que nos da fuerza y sobre todo a nuestras familias, a quienes siempre queremos volver a ver.

rae-tapa-52

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *