Carreras de aventura

CILENE SOPHIA SANTOS EN EL CRUCE

marzo 24, 2016 — by Andar Extremo0

main

Carreras de aventura

CILENE SOPHIA SANTOS EN EL CRUCE

marzo 24, 2016 — by Andar Extremo0

“El Cruce Columbia siempre será mi destino preferido”

Nota realizada en el Cruce Columbia, edición 15 por Sol Navarro

12672059_1006687476085529_7674444658019343148_o

Hubiera sido imposible imaginar la edición N° 15 de El Cruce sin su presencia. En 2012 vio iniciáticamente el circuito, con la única meta de correr, correr y correr. En 2013 llegó al triunfo de la mano de la increíble y recordada Cristina Carvalho. En 2014, obtuvo un segundo puesto con Sofía Santos que la caracterizó como “una bestia en la montaña”. En 2015, y de la mano de Roxana del Cid, festejó nuevamente un 1° lugar épico. Este año, con la emoción a flor de piel, hizo el recorrido con Paulo Quesada Pacheco, su pareja también en la vida, atreviéndose al desafío mixto obteniendo un segundo lugar. Para Andar Extremo, Cilene Sophie Santos.


Cómo te preparaste para El Cruce 2016?

En todo lo que hago, pongo el corazón y el alma, y en el entrenamiento no es diferente. Durante cuatro meses me entrego y doy todo. Considero que El Cruce es lo mejor en mi calendario; en primer lugar porque llega en un momento complicado para mucha gente, pero que para mí no cambia nada. Mientras algunas personas están celebrando el final de un año y el comienzo de otro, yo celebro lo contrario. Ese fin de semana largo, el entrenamiento se convierte en mi mejor programa de fin de año. Desde mi primer Cruce, siempre he tratado de hacer una formación específica en los tres meses antes de la prueba. En 2016, sin embargo, fue diferente. Tuve un cambio de vida que me obligó a ajustar la formación de otro modo. Cinco meses antes me trasladé a Córdoba (Argentina), por razones familiares. Tuve que adaptarme a todo: comida, clima, idioma y lugar de entrenamiento. Empecé mi preparación el 5 de octubre para ajustarme a la temperatura y la altitud en mi nuevo hogar. Al principio era complicado, no estaba acostumbrada a correr siempre en la montaña y, en Córdoba el primer kilómetro se inicia así. Los entrenamientos fueron hechos con mi pareja de prueba, que es mi marido. Realmente estuvieron difíciles, porque siempre estaba corriendo a un ritmo que no era el mío, pero unimos fuerzas para lograr el mismo objetivo.

Cómo surge la idea de correr con Paulo?

La idea de correr juntos fue de él y le surgió el año pasado cuando vivía en Buenos Aires y entrenaba con Marcelo Perotti (excelente entrenador que tuve el placer de conocer y ahora puedo decir que es un gran amigo). En ese momento, yo vivía en Sao Paulo. A veces, Paul y yo entrenábamos juntos, pero la mayor parte lo hacíamos por separado. Cuando faltaba un mes para la prueba, por un problema personal, no pudo correr conmigo y quedó el deseo de hacerlo en otro momento. Este año, volvimos a la idea de competir, en El Cruce.

12697462_10206806301689053_6381359927835516043_o

Fue la primera vez corriste con un compañero varón, cuáles fueron las diferencias?

Hay una gran diferencia entre el funcionamiento con un hombre o una mujer. Las mujeres somos similares en el ritmo, las sensaciones y otras características. Correr con los hombres se vuelve más complicado porque son más fuertes en la naturaleza y, por supuesto, el ritmo de carrera no es empático. Ellos son siempre más avanzados. El lado positivo es que, en cuanto a competencia, el hombre puede llevar a una mujer a un nivel más alto, donde no se puede ir sola o en competencia con otra mujer.

A nivel técnico, cómo te sentiste?

Soy un atleta normal. Mi nivel de compromiso con la formación, y mi rutina, hace que mi nivel sea siempre alto. Sufro en el entrenamiento porque siempre quiero dar lo mejor. Sé que no hay victoria sin sacrificio, dedicación y formación. Realice una larga sesión de ejercicios o un entrenamiento corto, cada vez trato de ser más fuerte a pesar de saber que no tengo un biotipo de montaña y que mi estructura corporal es más alta en relación con otros atletas. Busco siempre mejorar mi ritmo y sobre todo mi técnica de carrera.

12764446_566000133563302_6144367397551398307_o

En que sentís que creciste desde tu primer Cruce hasta ahora?

El tiempo de competición me dio más experiencia. Hoy me llevo mejor con la competitividad. Trato de controlar mi cabeza en los momentos más difíciles de la carrera. En cualquier deporte la experiencia viene con el tiempo, con la maduración y, especialmente, con la aceptación de los resultados.

Estabas muy conmovida en las llegadas, cuál fue que motivación?

Esta competencia me fascina, uno entrega el corazón y el alma. En la Patagonia, mi corazón vibra diferente, soy más fuerte y más feliz. Es un mundo en el que se fortalecen los valores de los seres humanos, desde la simplicidad de compartir una mesa con alguien que no se conoce, hasta dormir sobre una tienda de campaña sin ninguna comodidad. No hay nadie que sea mejor o peor, todos compartimos por igual. El personal es gente increíble, deja a sus familias durante muchos días y trabaja con una sonrisa en el rostro, los ojos brillantes y un corazón puro. Sebastián Tagle ha demostrado que sabe cómo acompañar a los atletas con cada mirada que ofrece a lo largo del camino, la alegría proporcionada por otro paso completado. Todo eso hace que las emociones se experimenten de una manera única! Doy gracias a Tagle para cada detalle de El Cruce.

12711168_10208554216150629_613062533836575857_o (1)

Qué significó este El Cruce para vos?

El recorrido tiene una belleza única! La Patagonia me suministra buena energía, comparto días con gente hermosa y siempre, al volver a casa, lo hago con el deseo de volver cada año. En el Cruce 2016 viví algo raro, en algunos lugares he sufrido fatiga. En esos momentos, recordé lo difícil que era el entrenamiento, recordé también cada vez que llegaba a casa agotada… sentí a mis hijastros Teo (7 años) y Luna (9 años) abrazándome y diciendo:- “Sophy, tranquila! Falta poco, cuando termines vamos a celebrar juntos”. Estas palabras de apoyo llegaron varias veces a mis pensamientos y me dejaron más fuerte. El dolor parecía ser eterno, estaba cansada y me entregué con fortaleza cruzando la cordillera, por la emoción de encontrar en la llegada el mejor abrazo del mundo: Teo, Luna y Paulo, que son mi familia.

Un recuerdo…

Estar en El Cruce es ya una emoción fuerte, pero viví otras emociones intensas durante la carrera de este año. Si bien la búsqueda siempre es concentrada, a menudo es inevitable recordar momentos intensos. Lloré en silencio y con el corazón roto por tres días. Al inicio de la última jornada, yo estaba muy emocionada y cansada por el esfuerzo del día anterior. El recorrido de ese día fue bastante difícil, a unos 50 metros después de la salida, empezó una subida de 5 kilómetros donde el cielo parecía el límite. Cerré los ojos por un segundo y me acordé de Teo y Luna y pensé:- ahora tengo que llamar a mis hijos. Ese mismo día, cuando pensaba que lo peor había pasado, comenzó otra subida muy dura (Cerro Malo) de 2100metros. Allí el viento alcanzó los 100 km/hora. Fue la última subida antes de la meta y parecía no tener fin. En ese momento, recordé a Cris Carvalho y sus consejos cuando hicimos El Cruce juntas en 2013. A menudo, ella me pidió que me concentrara en la respiración. Sentí que Cris me daba la bienvenida con su abrazo y vi su sonrisa, y todo pareció más hermoso y perfecto. Estoy muy agradecida a Cris por haberse cruzado en mi camino y haberme introducido en el lugar más encantado: la montaña!

El año que viene vas a correr otro Cruce? Si lo hacés, nuevamente será en pareja?

Si bien en este mundo, El Cruce siempre será mi destino preferido, el sueño que cada año se convierte en realidad, no sé cómo será el 2017. El evento ha cambiado su formato. En un primer momento, el doble era más divertido, los atletas no se dispersaban por elegir en qué categoría competiría, porque sólo había una opción. En la actualidad, El Cruce se está convirtiendo en un evento más de élite.

Siguiente Carrera y expectativas

Ahora vivo en Argentina y mi calendario es la mejor evidencia. Aquí los retos son mayores, el nivel técnico es más alto y las competencias son más difíciles en comparación con los eventos de Brasil. Esto me hace cambiar mi perspectiva de competir. Todos los años, defino mi agenda con cuatro o cinco eventos principales. En 2016, mi siguiente parada es el Raid de los Andes.

12764776_566000060229976_4772200359106176303_o

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *