Carreras de aventura

CRUCE TANDILIA, TANDIL

marzo 22, 2016 — by Andar Extremo0

main

Carreras de aventura

CRUCE TANDILIA, TANDIL

marzo 22, 2016 — by Andar Extremo0

El 9 y 10 de enero se corrió la sexta edición del OSDE Cruce Tandilia, con record total de inscriptos. 1800 competidores desafiaron las modalidades de 60 km, 42km, 21km y 10, ésta última, única carrera realizada en un solo día. En la nota, el ganador de los 60 km, Daniel Simbrón, cuenta su experiencia. Nota en la revista Andar Extremo n° 40.

por daniel Simbrón
Fotos Diego Winitzky, Cristian Schualle y Marcos Ferrer

2

Primera carrera del año. Con poca expectativa y con las ganas mermadas, me fui en busca de una nueva edición y con un formato nuevo, 60k.
Tengo que admitir que hace mucho tiempo no estoy en condiciones mentales de competir y por eso cuando encaro una competencia, sólo lo hago por el simple hecho de romper la monotonía de los entrenamientos, y las encaro sin compromiso. Después en la carrera surge algo mágico y todo se transforma.
Siempre digo que “lo mejor de cualquier atleta, sea el nivel que sea, es cuando tiene muchas cosas en contra y lucha por salir adelante. Cuando se da cuenta que el esfuerzo que hizo no tiene nada que ver con la performance, sino más bien con su espíritu, se sentirá inmensamente satisfecho, porque dio lo mejor de sí en ese momento.”
El viernes por la noche al arribar a Tandil, y después de cenar, nos fuimos a descansar para encarar la carrera. Nos levantamos temprano (yo no pude dormir lo necesario porque estoy teniendo problemas para hacerlo), desayunamos y nos fuimos a acreditar. Allí nos encontramos con amigos y conocidos, y todos saben lo que eso significa…fotos, charlas…buenos momentos!!

3

De allí, a comer algo liviano y descansar. 16hs, partimos a la largada de la primera etapa. Nos alistamos en el punto de partida, y comencé a divisar la carita de los rivales y sus gestos peculiares, típicos, previos a una carrera, donde las dudas y miedos nos invaden por más que queramos ocultarlo.
Si bien no tenía ganas de competir, comenzó a picarme un bichito interno y mi cuerpo comenzó a liberar químicos que me encendían y me conectaba con los posibles rivales: Trecaman, los hermanos Pereyra, y algunos más. También mi amigo y alumno Leandro, a quien en las carreras no considero un rival y me da placer que me gane. Si bien corríamos los 60km, uno tampoco puede “inconscientemente” desconectarse de los otros corredores de 42k. Ellos te arrastran y en menor medida también compites con ellos.
17hs, se larga a un ritmo desenfrenado. El primer k 3’26” en cuesta. Demasiado rápido para una carrera de trails con calor. Enseguida nos metemos en los campos y el ritmo continúa siendo rápido y duro.

4

Pasamos los 5km por debajo de 18′. En ese momento mis fuerzas comenzaron a disminuir y quedo en segundo lugar para los 60k, detrás de Trecaman, que se escapaba con el grupo de 42k. A partir de ese momento, fue un calvario. Me costaba subir en las trepadas y trataba sólo de compensar en las bajadas y caminos planos. Si bien en esos momentos, no me sentía bien, solamente pensaba en que después de separarnos de los corredores de 42k, comenzaría otra carrera…y así fue.
Cuando nos dividen km 10-11 veo al primero a unos 300mts (1’15”) .empecé allí a darme el ánimo necesario para salir adelante de ese malestar físico de fatiga. Me concentré en administrar fuerza para salir adelante. Corrí a buen ritmo en bajada y en las cuestas sólo pensaba en las horas de entrenamiento en las escaleras y rampas de la General Paz, para sumar desnivel y fuerza. Con ese pensamiento mí mente llevo a mi cuerpo hacia adelante y de a pocos fui acercándome a Treca. Pero me pasó algo extraño, cuando estaba por darle alcance, mi cuerpo de desplomó y perdí todas las fuerzas. Comencé de nuevo a sufrir y se me hacía insoportable por momentos. Hasta pensé en tirarme a descansar y dormir debajo de un pino, por lo extenuado que me sentía. También se me cruzó por la cabeza el típico “que hago aquí compitiendo con más de 40 años? Pero más allá de esos pensamientos negativos que te tiran para atrás, me dije, “no me puedo rendir tan fácil si he de salir segundo, tercero o lo que sea, que sea luchando!… Si bien el Treca ya se había ido demasiado lejos y no lo veía, me concentré nuevamente en administrar fuerzas. Pensar en los km que faltaban, con las fuerzas que me quedaban para terminar lo adelante posible. De esta forma, corrí algunos km y en una larga recta lo vi de nuevo adelante mío, a unos 300mts. Nos juntamos con los de 42k.

5

El verlo fue una inyección de ánimo, porque me devolvió todas las fuerzas, y mis piernas comenzaron a responder nuevamente. Si bien a esa altura mi intención no era darle alcance, me concentré en que me sacara lo menos posible, y que los de atrás me quedarán lo más lejos también en esa primer etapa. Corrí con todo lo que tenía en ese momento, en cuestas y bajadas, y a falta de 3 km levanté la vista y lo tenía a escasos metros. Fue tanta emoción, que generó que desapareciera todo tipo de dolor y sufrimiento. Lo alcancé y lo pasé como venía. Mientras que lo alentaba, el también lo hacía conmigo… así que corrí esos dos últimos km, con todo lo que me quedaba sin mirar atrás y sin importarme el segundo día. Se me cruzó por la cabeza “hoy es hoy, mañana será otro día”. Terminé con 1:54’49”. Conforme a pesar de tanto sufrimiento…fue positivo!
10′ después comencé a desestabilizarme un poco por la exigencia física y mental de llevar el cuerpo hacia donde no quiere ir, pero por suerte me recuperé!
Esa noche comencé a pensar en lo que me vendría el segundo día…era muy gracioso porque tenía mucho miedo a sentir lo del primer día. No sabía qué estrategia llevar adelante para soportar la presión de tener a Treca tan cerca, porque es un atleta guerrero que no se guarda nada, y esa presión es difícil de administrar. Pensé en una estrategia que nunca falla: “Que sea lo que Dios quiera” y me fui a la cama.

6

Esa noche no pude dormir nada, pero al menos me quedé tendido unas 6 hs. Me levanté 6:30 tomé un mates mientras comía algo, me cambié y nos fuimos con el grupo a la largada. En el calentamiento me sentía dolorido de isquios, pero suponía que todos estaban igual. Nos alistamos en la largada y cuando sonó el disparo, salí tranquilo sin desesperarme hacia la calle de asfalto y allí me acomodé.
En ese momento surgió espontáneamente la estrategia “que sea lo que Dios quiera…y seguí a Treca hasta donde más lejos puedas llegar”. Algunos parciales a 3’40” sintiéndome relativamente bien comenzaron a darme confianza…confianza que comenzó a menguar cuando nos internamos en las sierras. Empecé a sentir lo mismo del día anterior, pero por suerte el equipo ganador de 42k, estaban junto a Treca y a mí. Nos fuimos con ellos, que llevaban un lindo ritmo, acorde al nuestro…eso ayudó para continuar la lucha. Justo antes de separarnos de los 42k y con algunas escapadas de Sergio (y yo de atrás tratando de dar alcance), se quedó el equipo Kumelen. Allí la carrera empiezó a ser definitivamente entre Treca y yo.

7

Él tratando en las cuestas de escapar, y yo recuperando en bajadas y caminos corribles. Cuando cruzamos la ruta, ya por el km 24-25, en la subida del Cristo, Treca comenzó a irse y yo, extenuado, solamente atiné a caminar lo más rápido posible porque no podía trotar. Allí se me fue y perdí visual con él. De repente miré para atrás y vi venir a Pereira como un lobo hambriento a unos 100mts… Por suerte después de esa cuesta y salir de un monte técnico con subidas y bajadas difíciles para desplazarse, comenzó una larga bajada en camino y me largué lo más rápido que pude. Cuando terminé de descender tenía al primero a escasos metros. Sin bien en el falso plano Treca no se me iba, yo tampoco podía hacer demasiado, así que me quedé allí con él dejando pasar los metros, mientras Pereira se nos acercaba peligrosamente. Cuando llegamos cerca del 30k, comencé a reflexionar y sacar cuentas. Tenía 1’40” de ventaja con el segundo del primer día y varios minutos con el tercero. El segundo tenía que correr 20″ más rápido por km que yo para ganarme, y el tercero 2′ más rápido, cosa difícil. Y si bien podía salir 2° o 3° y ganar la general igual, no sería lo mismo, así que me dije…”Simbrón tienes que jugártela hoy como lo hiciste ayer”. En una parte de calle, comencé a marcar el ritmo y a tirar para adelante y Sergio no pudo continuar conmigo. Subí y baje lo más rápido que pude, doblé en una calle y encaré una larga recta. Miré la distancia y me fui hacia adelante lo más rápido que mis piernas daban, mientras miraba hacia atrás para ver si los otros dos aparecían…cuando lo hicieron, tenía 400mts a mi favor…eso me dio tranquilidad y alegría, porque si bien estaba extenuado y lo único que quería era llegar y tirarme al suelo a descansar, también quería separarme más, porque “una carrera termina cuando se cruza el arco de llegada”. Y le di con todo… los últimos 200mts me invadió una ollada de sentimientos y pensamientos que me dieron ganas de llorar…
Los días previos no tenía ganas de correr, no estaba pudiendo dormir bien desde semanas, me siento estresado y cansado (ojalá que no sea la crisis de los 40). En la carrera la pasé mal los dos días, no porque alguien tenga culpa, sino por mí mismo, y a pesar de mí, lo logre!!

8

Me quedó una enseñanza de las tantas que da este deporte. No importa lo mal que estés, sea por depresión, trabajo o cualquier cosa negativa que esté invadiendo tu vida…si realmente tienes determinación y no te rindes jamás, verás que tu corazón y espíritu te llevarán mucho más lejos de lo que puedes imaginar y creer de ti mismo!!.

Posiciones

60 km Caballeros
1° Daniel Simbrón 4:36:43 hs
2° Sergio Trecaman 4:41:35 hs
3° Nestor Pereyra 4:45:47 hs

60 km Damas
1° Tania Diaz 5:45:27 hs
2° Nelsa Valenzuela 5:49:29 hs
3° Elizabeth Bezpalko 6:21:00 hs

42 km Caballeros
1° Diego Simón 2:52:01 hs
2° Dario Ríos 2:55:52 hs
3° Fernando Silva 3:07:19 hs

42 km Damas
1°Carina Mendoza 3:45:47 hs
2° Soledad Fernández 4:11:01 hs
3° Ivana Cucchetti 4:14:08 hs

42 km Equipos Cab
1° Matías Urrutia y Ludobico Ots 3:06:46 hs
2° Gonzalo Ochoa y Sebastián Castellani 3:21:25 hs
3° Eddie Basabe y Maximiliano López 3:43:27 hs

42 km Equipos Mix
1° Damian Ballesteros y Yesica Iriart 3:48:01 hs
2° Sandra Escudero y Carlos Mancini 3:57:01 hs
3° Santiago García y María Paula Ren 4:00:39 hs

42 km Equipos Dam
1° Leonela Rodriguez Zule y Roxana Del Cid 3:54:45 hs

21 km Caballeros
1° Cesar Tosoroni 1:44:09 hs
2° Ignacio Vaninetti 1:45:32 hs
3° Eduardo Manrique 1:47:32 hs

21 km Damas
1° María Fraguio 2:08:17 hs
2° Carolina Rossi 2:10:23 hs
3° Leticia Moroso 2:14:38 hs

10 km Caballeros
1° Ezequiel Mayora 0:54:05 hs
2° Facundo Althabe 0:54:18 hs
3° Luciano Pena 0:55:17 hs

10 km Damas
1° Clarisa Ríos 1:03:55 hs
2° Barbara Milán 1:04:29 hs
3° María Almada 1:05:16 hs

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *