Kayak

TRAVESÍA EN KAYAK EN “FERMOSA”

mayo 9, 2022 — by Andar Extremo0

main

Kayak

TRAVESÍA EN KAYAK EN “FERMOSA”

mayo 9, 2022 — by Andar Extremo0

Del 1º al 8 de abril conmemorando el aniversario de la ciudad de Formosa, viajamos junto al C.A.D.E.I. y su fundador, Alfredo Barragán, a realizar una travesía de 120 km por el selvático Riacho Monte Lindo y el Río Paraguay.

Fotos y texto Marcos Ferrer Andar Extremo

travesiakayakformosa1

Indudablemente la naturaleza tiene esos ribetes y condimentos que ni el más precavido de los excursionistas realmente está preparado para lo que vendrá. Eso es lo más lindo que tiene el deporte en la naturaleza. Y gracias al C.A.D.E.I. y su líder el Capitán Alfredo Barragán fuimos parte de la trigésima travesía náutica por el aniversario de la ciudad de Formosa.
Los 143 años de esta ciudad que resplandece a la vera del caudaloso Río Paraguay, nos dieron la bienvenida para realizar esta épica travesía en kayak emulando aquella navegación del comandante Luis Jorge Fontana que culminó con la fundación de “Fermosa” (Hermosa en castellano antiguo; que el tiempo transformó en Formosa). Una ciudad calurosa y húmeda que nos recibió de la mejor manera. El Club Náutico, la Secretaría de Deportes y el Ministerio de Turismo hicieron posible nuestra experiencia de 120 kilómetros de ríos y selvas.

travesiakayakformosa2

Viajamos con el C.A.D.E.I. y el Náutico Dolores: Alfredo Barragán, Pablo Bidart, José “El Huevo” Roch y quien escribe, para juntarnos en esta hermosa capital con más de 80 navegantes de 8 provincias argentinas (Formosa, Buenos Aires, San Luis, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, Misiones, Chaco) y de la Capital Federal. Y un dato más que interesante es que el 40% de la flota lo conformaban mujeres.
Preparando con tiempo las embarcaciones, el domingo 3 de abril estábamos listos para dirigirnos en buses al primer campamento para hacer noche y empezar la travesía por el Riacho Monte Lindo, desde la ruta 11. Pero la noche nos daría una sorpresa, una lluvia rabiosa e intensa que dejó al campamento inundado por completo. Antes, durante y después de la travesía la lluvia fue constante, y en cuatro días a la intemperie recibimos 360 milímetros de agua sobre nuestras almas. Querían aventura? Aquí la tienen, nos decía Formosa.

travesiakayakformosa3

Fue así como nos adentramos el selvático Riacho Monte Lindo, en una mañana húmeda y lloviznosa. Su cauce cargado de agua bajaba serpenteante, con una ancho que variaba entre 40 y 70 metros; casi todo el recorrido con selva en galería, con unas enredaderas gigantes y enormes lapachos dominantes. La variedad de fauna era increíble y al avanzar veíamos tucanes, monos, yacarés y muchísimas variedades de pájaros.
Piraguas y Kayaks descendíamos el riacho sorprendiéndonos paso a paso con un paisaje único, en una travesía donde estábamos expuestos 100% a la naturaleza, donde además había infinitos mosquitos debido a la lluvia copiosa y la humedad. Fue así que luego de 35 km de remo, con alguna parada para cargar emergías, llegamos a Villa Dalmasia.

travesiakayakformosa4

Rápidamente armamos campamento y nos cambiamos la ropa empapada, con la permanente gentileza de los organizadores que ponían la mejor energía para que pudiésemos resguardarnos.
La idea rectora de la travesía es tener una organización simple, básica, sin prever ni solucionar los detalles, para que subsista la aventura. De modo que cada uno tiene que explorar, aguzar el ingenio y resolver todo el tiempo.
La temperatura media/alta hizo que no pasemos malos momentos y los campamentos, entre fuego y fuego, nos brindaban la posibilidad de secar un poco la ropa, las carpas y las bolsas de dormir.

travesiakayakformosa7

Solo la noche tuvo la piedad de no darnos agua. Rápidamente desarmamos el campamento y nos dispusimos a navegar el último tramo del riacho Monte Lindo por donde llegaríamos al gran Río Paraguay. Pero la mañana de ese segundo día, del martes 5 de abril, nos recibió con una lluvia abundante y los últimos7 km del riacho, que nos fueron depositando en el imponente Río Paraguay, fueron un mundo de agua, por abajo y por arriba. No obstante, la flota tenía un buen humor increíble y remaba cantando bajo la lluvia.

travesiakayakformosa6

Hicimos una parada para intentar recuperar temperatura, donde un pequeño fuego calmaba el frio. Cargamos energías y salimos al gran río. La aventura continuaba palada a palada y los 700 metros de ancho del Paraguay nos transportaban aguas abajo.

travesiakayakformosa11

Cerca de las 17 hs llegamos a suelo Paraguayo, a Villa Oliva, en donde por suerte a la media hora de arribar la lluvia comenzó a parar. Gracias a la amabilidad de los paraguayos pudimos darnos un baño de agua caliente y comer unas ricas torta fritas con mate cocido. Habíamos remado 30 km en todo el día y la noche estrellada nos dejó descansar a la vera del río.

travesiakayakformosa8

La mañana del miércoles 6 de abril nos recibió con un poco de sol y muchísima humedad. Fue la primera vez que Febo se hizo sentir. Temprano salimos por el río, los barcos con conteiners y las barcazas que transportan cañerías y diferentes mercaderías nos asombraban por su tamaño. La mañana nos llevó por el ancho río y acercándonos al mediodía cruzamos de nuevo a nuestro país y remando por un riacho lleno de camalotes llegamos al poblado Boca Pilagá, que nos daba la bienvenida y un lugar de descanso.

travesiakayakformosa5

El mejor momento de la expedición llegaría a la tarde del miércoles, saliendo por un riacho de nuevo hacia el Río Paraguay, cuando entramos en este espejo de agua con las luces de un atardecer bellísimo. Los yacarés en los camalotes y el movimiento de las aguas nos anticipaban una tormenta. La luz se fue yendo de apoco y antes de oscurecer tuvimos la suerte de ver una impresionante anaconda amarilla de más de 3 metros. Nos quedaron por ver, en otra travesía, los tapires, carpinchos y yaguaretés.

travesiakayakformosa12

Cayendo la noche y luego e 33 km de navegación llegamos a La Toma, muy cerca de la ciudad Formosa. Y como no podía ser de otra manera se nos vino encima la peor tormenta que tuvimos. Vientos muy fuertes, lluvia torrencial, casi todas las carpas inundadas y lo que predominó en toda la travesía, la aventura de no saber lo que venía.

travesiakayakformosa9

La mañana del jueves, por supuesto, fue lluviosa; así que a desarmar todo, meter las cosas mojadas en los tambuchos y a llegar, como sea. Los 7 km que nos separaban del centro de Formosa fueron de lluvia constante y al llegar se largó un chaparrón terrible, como broche final.

travesiakayakformosa10

En la costa sonaba marcial la banda del Ejército, mientras las autoridades del municipio, la prensa y el público salía a recibirnos. Mojados y felices nos abrazamos emocionados por haber concretado esta hermosa travesía, esta pintoresca aventura fluvial.

travesiakayakformosa13

Al día siguiente, culminados los actos y homenajes, regresamos a casa satisfechos y agradecidos a todas las entidades que nos invitaron, a Juan Pablo Gómez por resolver y coordinar nuestro viaje y a “La Fermosa” por recibirnos.

travesiakayakformosa14

Doña Joaquina, Riacho Monte Lindo por Adriana Buchele
Un camino con pinceladas de palmeras que distraen el paisaje monótono del verde profundo de la selva formoseña. Un río de tinta marrón que corre aletargado entre el monte tupido con cortinas de enredaderas cayendo a sus pies. Silencio.
Cierro mis ojos, me dejo llevar por esas aguas flotando con mi kayak y veo aparecer entre la neblina matutina desde la curva un bote con remos de madera y unas manos pequeñas deslizándolos, despacio, para no interrumpir el día. El hombre morocho de piel curtida, ojos negros mira su hogar verde y caluroso del riacho Monte Lindo. Puedo oler la humedad del lugar y oír el chillido del Martín Pescador siguiéndolo. A lo lejos escucho el aullar de los monos y veo una pareja de tucanes adornando las copas de los arboles más altos. El hombre sigue remando, pausadamente mientras en la orilla una mujer lo saluda al pasar. Doña Joaquina custodia y protege las orillas del pueblo de Colonia Dalmacia, “Che Memby” susurra al aire y su voz se traslada por el rio. El hombre levanta la vista y sonríe, sabiendo que su madre siempre estará, allí, junto al corazón de Colonia Dalmacia.
Abro mis ojos y todavía el aroma de la mujer flota por el rio, ese mismo rio que vuelca sus aguas al rio Paraguay, llegando al Paraná y por fin quedando libre en el rio de La Plata a mas de 1200km. Es alli en donde en unos pocos días mas lo volveré a remar.
Aclaraciones:
Colonia Dalmacia se encuentre sobre el riacho Monte Lindo, al Norte de Formosa Capital. Sus habitantes son solo un puñado y cada año abre sus corazones a remadores que pasan por allí, para festejar el aniversario de Formosa.
“che memby”, mi hijo en guaraní.
El Riacho Monte Lindo vuelca sus aguas al Rio Paraguay.
Este humilde relato está dedicado a un gran amigo formoseño, “el Coqui”, a su hijo Luciano, su hermano Juan Carlos y a toda su familia.
Simplemente Gracias!!!!!!
travesiakayakformosa15

“En forma oficial comenzó esta travesía en 1992, tratando e copiar el derrotero del comandante Luis Jorge Fontana, que salió de Villa Occidental, actualmente territorio paraguayo. Entonces elegimos el punto más lejano sobre territorio Argentino que fue Puerto Pilcomayo, desde allí comenzamos a hacer las travesías y más adelante elegimos el Riacho Monte Lindo para comenzarla. Donde elegimos el 8 de abril que es la conmemoración del aniversario de la ciudad” Julio Espiándola, fundador y capitán, de la travesía junto a Cesar “Coqui” González

278165309_7148874591849766_4323570504304987175_n

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *