Supervivencia

28 HORAS EN EL AGUA, INDONESIA

junio 10, 2016 — by Andar Extremo0

main

Supervivencia

28 HORAS EN EL AGUA, INDONESIA

junio 10, 2016 — by Andar Extremo0

En 2013 Brett Archibald, un sudafricano que iba a surfear a Mentawai, perdió el equilibrio y cayó de noche en el agua. Sin salvavidas, se mantuvo 28 horas flotando hasta que llegó el rescate. Nota editada en la Revista Andar Extremo nº 40 Marzo/Abril 2016

brett-archibald-1

El barco “Naga Laut” dejó Padang obligado a Mentawai el 17 de abril de 2013. A bordo se encontraban diez amigos surfistas que viajan juntos por octava vez. A eso de las 3:15 de la mañana, uno de ellos Brett Archibald, sudafricano de unos 50 años salió de la cabina a orinar y beber agua, pero se sentía bastante mareado y vomitó desde cubierta en el mar. Entre la descompostura y el mareo sin querer se patino y cuando se despertó, ya estaba en el agua flotando. Miró hacia el barco pero ya estaba a unos 100 metros alejándose en busca del destino de su ruta.
Los amigos Archibald sólo se notaron su ausencia cinco horas más tarde, cuando tomaron el desayuno. Volvieron de inmediato sobre la ruta tomada durante la noche. Con una advertencia, la operación de búsqueda fue coordinado por las autoridades marítimas de rescate en Indonesia y Australia, que trabajaron juntos, ayudados por otras embarcaciones privadas.
Al regresar por la ruta el “Naga Laut” no encontró al tripulante. De acuerdo con los datos sobre el agua, la embarcación pasó a unos 250 metros de Brett, a la tarde del día siguiente, a eso de 14.30 horas. Pero el gran oleaje, el cielo gris y una ligera llovizna obstaculizó que el sudafricano fuera avistado. “Grité, agité los brazos y traté de nadar hacia el barco, pero la corriente era muy fuerte”, recuerda Archibald. “Se detuvieron cuando vieron algo, pero luego se fueron en otra dirección.”

brett-archibald-2

Antes de la puesta del sol de un animal marino golpeó dos veces a Archibald, que se sumergió la cabeza en el agua y se volvió para identificar lo que era. “Di cara a cara con un tiburón. Estaba preocupado por un posible ataque y llegué a pensar que si lo agarraba, podría llevarme a la costa “, dice Brett. Pero lo miró y se fue. El surfista- también fue picado por las medusas y herido por las gaviotas, que buscaban sus ojos.
Por la mañana, Archibald vio un barco de pesca que se aproximaba. “Pensé que iban a anclar y pescar, entonces empecé a nadar frenéticamente hacia ellos. Pero al levantar la cabeza, vi que se habían ido en otra dirección “, recuerda. Sintiéndose agotado y completamente desmoralizado, Brett trató de ahogarse, pero fracasó.
A las 7:30, poco más de 28 horas a la deriva, Brett volvió a la vista y diviso el barco “barrenjoey”, comandado por el capitán Tony Eltherington. Repitió el ritual desesperadamente como cuando vio los otros barcos, un gesticulo gritó y trató de nadar. “Después de mucho esfuerzo, pensé que iba a ahogarme en espera de rescate. Pero, afortunadamente, me vieron y llegaron a tiempo “, dice Brett.
Después de hablar por teléfono con su esposa Anita y familia tranquila, Brett decidió continuar el viaje en barco. Él estaba bajo el cuidado de un urólogo un quiropráctico y dos socorristas que estaban a bordo del “barrenjoey”. “En los ocho días restantes, fuí a todas las playas que pude y surfee la mayor cantidad de olas posibles”, se ríe Brett.
Luego se supo que Brett se desplazo 20 km de donde cayó y fue encontrado cerca de la costa de la isla Sipora.

brett-archibald-3


Reportaje realizado a bordo del barco que lo recató

¿Cómo estás?
La verdad es que no estoy bien. 28 horas en el agua, estoy destrozado. Me siento roto por la mitad.

¿Qué pasó?
Estábamos en medio de una navegación muy agitada, el mar estaba muy movido. Subí a cubierta para tomar aire y beber un poco de agua, y me di cuenta que estaba muy mareado. Tuve grandes vómitos, y luego creo que me desmayé. No me acuerdo de caer al agua ni nada, porque sino hubiera intentado agarrar una cuerda o algo así. Pero me desperté en el mar sin chaleco salvavidas, y el barco llendose a 100 metros por delante de mí. Eran las 3.15 de la madrugada, en medio de una tormenta. Cuando vi el barco alejándose pensé que todo había terminado.
No había islas en cualquier lugar por 15 kilómetros, pero traté de mantener la calma, y confiar que una vez que el barco se diera cuenta de mi ausencia se daría la vuelta. Y se volvió, llegaron a menos de 250 metros de mí, pero no me pudieron ver porque el oleaje era enorme. Cuando pasó de largo supe que tenía un problema muy serio.
La noche era una verdadera carnicería. Tuve tiburones nadando junto a mí, me picó cada una de las medusas del océano que pasaron cerca. Incluso las gaviotas trataban de sacarme los ojos, así que tengo grandes agujeros en la nariz.
Era una locura, una verdadera locura. De hecho, me di por vencido. Me vine abajo y dije: “A la mierda, no puedo seguir adelante”. Pero no podía tragar agua, mis pulmones se cerraban. Así que me dije a mí mismo: “Bueno, tengo que seguir aquí”, y seguí nadando y flotando en el agua.
Vi un par de islas e intenté nadar, pero la corriente era brutal, así que seguí sólo flotando con la corriente. Esta mañana he visto un par de islas, pero una vez más que no podía llegar a ellas.

¿Cuánto tiempo crees que podrías haber durado?
El cuerpo humano es una cosa increíble. Yo no creo que podría haber aguantado mucho más. Seguí mi propio ritmo, me mantenía flotando 5 minutos y después nadaba, así todo el rato. Vi la tierra cinco veces, pero no podía acercarme por las corrientes.
Vi un barco de pesca, y pensé: “Bueno, me va a rescatar.” Se dirigía directamente hacia mí y luego se largó de repente hacia puerto, y no lo volví a ver; pero luego vino el barco de “barrenjoey”. en el que estoy ahora. Una locura.”
El capitán, Tony (Eltherington), ya había organizado toda la búsqueda y de rescate, y fueron los que me encontraron. Vi estos mástiles y empecé a nadar hacia ellos. Ellos obviamente, estaban tratando de encontrarme, pero no venían directamente hacia mí, y parecía que podían pasarme de largo por 200 metros. No podía silbar por que tenía la boca sequísima, por lo que empecé a gritar. Tony me escuchó, pero no podía verme! Pero identificaron el ruido y me encontraron en los prismáticos y vinieron y me recogieron. Nunca había estado tan feliz de ver a un barco en toda mi vida.

Al llegar a bordo, ¿qué hiciste?
Afortunadamente había un médico a bordo, que controlaba la situación desde el principio. Me dio un montón de agua, calentó mi cuerpo. Apenas podía beber, mi lengua era del tamaño de una pelota de tenis. Me cuidó realmente bien, curó mis heridas, y mi nariz.

¿y ahora?
Todavía estoy acá en el Barrenjoey, he estado durmiendo bastante. Mi barco está llegando y entonces podremos continuar con nuestro viaje de surf.

El viaje de surf?, no te van a ingresar en un hospital o algo así?
No, no. Tenemos un doctor aquí y me cuida realmente bien. Dice que no hay problema, y en un par de días que estará todo bien. Debo decir que mi hígado y los riñones están fatigados, mis niveles de azúcar en la sangre son bajos, mi ritmo cardíaco no va fino, pero calculo que iré mañana estará ya todo bien…

brett-archibald-mapa

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *